¡¡¡DESARROLLO EN EL INFIERNO!!!

“GOINGBIONIC” EN ESPAÑOL, POR HAMMAD ZAIDI

Hammad Zaidi agente internacional de ventas
HAMMAD ZAIDI, AGENTE INTERNACIONAL DE VENTASFundador de Lonely Seal Releasing Company, una compañia de distribución internacional de cine y televisión, situada en California, y socio de Industry Corporation, una compañía canadiense de tecnología y entretenimiento multinacional. Hammad es autor del blog especializado GoingBionic

El primer borrador del primer guión que escribí en mi vida dejaba mucho que desear. Era un drama familiar que escribí con un amigo en el otoño de 1994, justo meses después de graduarme en la escuela de cine de UCLA. Todavía recuerdo lo seguros que estábamos Mike y yo de que venderíamos nuestro guión. Desafortunadamente, también recuerdo nuestra primera “gran reunión de Hollywood” en la que la mejor sugerencia de un pulido ejecutivo sobre nuestro guión fue “compraros una pala”. Así fue. “Compraros una pala”…

…Es decir, “entierra este gasto de papel y nunca más lo desentierres”. Yo estaba en shock, aplastado y desilusionado. Y todavía me deprimí más cuando el segundo, tercero y cuarto borrador del guión cosechó similares respuestas. Esta experiencia de incesante dolor fue mi primera (pero no última) incursión dentro de…

¡¡¡DESARROLLO EN EL INFIERNO!!!

Para aquellos de vosotros que os estáis preguntando qué tiene que ver la fase de desarrollo con la de distribución, preguntaros qué tiene que ver un motor con un coche. Como un motor, un guión sólido va a hacer funcionar tu película. Pero sin eso, tu película no llegará viva a la meta. Claramente, este es el caso de las películas independientes, más que el de las películas de “estudio”, porque las independientes no tienen el lujo de un super plantel de estrellas y un presupuesto de 200 millones que pueden astutamente enmascarar un pésimo guión.

Tras varios años siendo escritor y productor que ha seleccionado a escritores, he compilado varios descubrimientos sobre el mundo del “desarrollo” que pueden ayudarte:

Estas reflexiones son para escritores, o bien que no tienen ventas, o bien con ventas limitadas en sus créditos. El día que ganes 2 millones de dólares por guión, o tengas un prominente Oscar sobre tu tapete, algunos de los siguientes consejos ya no serán para ti; pero hasta que llegue ese momento trascendental en el que cambiará tu vida, es posible que desees considerar las siguientes sugerencias.

En un esfuerzo por fomentar la claridad, he separado mis sugerencias en dos categorías: “Preparando tu guión” y “Enviando tu guión”.

1) PREPARANDO TU GUIÓN

1. ¡La longitud del guión estándar ha encogido!
La longitud normal ahora para un guión es de 110 páginas para dramas/acción/thriller, y 95-105 para comedias. Al igual que las cintas de VHS, los guiones de 120 páginas son cosa del pasado.

2. La primera cosa que un ejecutivo de desarrollo hará es…
Irse a la última página de tu guión para ver cómo es de largo. Si el o ella estima que es muy largo, no lo leerá. El amadísimo trabajo de tu vida servirá para trancar la puerta durante unos meses antes de ser reciclado.

3. No pongas tu número de registro de Propiedad Intelectual.
Poner este número en tu portada es como decirle a la persona que se lo mandas que crees que va a robar tu trabajo. Las agencias de talentos nunca ponen los números de registro en las portadas de sus guiones, así que tu tampoco no hagas.

4. Un “copyright barato” no es realmente un copyright.
Siempre me impresionan los pocos escritores nóveles que registran sus guiones en las oficinas de Copyright de los Estados Unidos. Solo cuesta 40 dólares y se lleva 5 minutos de tiempo. Sin embargo, el no hacerlo definitivamente hará peligrar tus derechos de propiedad intelectual. Créeme, enviarte por correo el guión a ti mismo no es un registro legal de propiedad intelectual. Todo lo que tienes que hacer para registrar tu trabajo es buscar el registro de Copyright en la web de Library of Congress *(en España es ir a la Oficina de la Propiedad Intelectual). Algunos escritores prefieren inscribir su trabajo en el WGA (Writers Guild of America) *(Asociación de Escritores de América). Es un excelente paso a dar, pero de manera adicional, no en lugar de registrar tu material. Recuerda, los registros en WGA valen para cinco años, mientras que los registros de Copyright valen para 99 años después de que te hayas ido a tu último descanso. * (Nota de la traductora: Sería equiparable a registrar tu obra en SGAE o DAMA, este registro es independiente y adicional al registro propio de Propiedad Intelectual).

5. Nunca mandes un borrador.
Nunca. Los primeros borradores apestan (incluido el mío). Incluso Ernest Hemingway dijo una vez “el primer borrador de cualquier cosa es una mierda”. Siempre agradecerás no haber mandado un primer borrador, y tu mismo no serás capaz de leer tu propio primer borrador una vez que tu guión tenga un buen desarrollo.

6. Nunca pongas el número de versión en tu guion.
Poner en tu guión “1ª versión” hará pensar al lector que eres idiota por haber enviado un borrador. A la inversa, poner en tu guión “14ª versión” hará pensar al lector que tu escritura todavía apesta después de 14 intentos, en el caso de que no les guste tu guión.

7. No hagas caso de los elogios de tus amigos y familiares.
La familia y los amigos no van a decirte la verdad de lo que piensan por temor a dañar vuestra relación, así que tómate sus elogios con una pizca de sal. Sin embargo, si el elogio viene de un profesional cualificado de la industria que no tenía ni idea de quién eras hasta el momento de leer tu guión, entonces puede estar en lo cierto.

8. Búscate un analista.
Contrata a un analista para que haga un análisis profesional de tu guión. Si el análisis te indica que está fuerte, puedes tener algo valioso, pero si te indica que está flojo, al menos puedes beneficiarte de las notas que recibas sobre qué arreglar. Muchos concursos de guión también ofrecen estos servicios.

9. Reconoce tendencias de opinión sobre tu guión.
Si una persona odia un aspecto específico de tu historia o un personaje de tu guión, toma nota mental de ello. Pero si cuatro, cinco o seis personas te mencionan el mismo problema, entonces deberías cambiarlo.

10. Conoce a tu audiencia.
Una de las claves para construir un guión sólido es conocer para quién lo estas escribiendo. Así que, cuando te sientes a garabatear tu primeras notas de lo que será un futuro Oscar, hazte una pregunta muy simple: ¿Quién va a pagar 14$ por ver esto en un cine? Asegúrate de tener esa pregunta claramente respondida antes de empezar a escribir, para que puedas crear tu historia de manera que cumpla la exigencias de tu audiencia.

11. Limita el número de personajes
Menos personajes mejor. Porque son más fáciles de recordar. Si confundes a tu lector, perderás cualquier oportunidad de compra, o de ganar con tu guión.

12. Dale las mejores líneas a tu personaje protagonista.
Nunca le des tus mejores líneas a personajes secundarios. Recuerda “Volveré” (Terminator), “Vamos, alégrame el día” (Harry el Sucio) o “Ya me tenías con el hola” (Dorothy en Jerry McGuire) fueron dichas por personajes protagonistas.

13. Asegúrate de que tus personajes hablan con naturalidad.
Los humanos normalmente no conversamos entre nosotros con frases completas, así que tampoco deberían hacerlo tus personajes. De hecho, si prestas atención a tu próxima conversación en la vida real, te darás cuenta de que tu y la persona con la que hablas, os cortáis mutuamente con mucha frecuencia. Un diálogo conversacional entregado en frases cortas se leerá mejor en el papel y funcionará mejor en la pantalla.

14. Solapa a tus personajes
Si te encuentras que tienes muchos personajes con poca importancia en tu historia, fúndelos (o solápalos) para tener menos personajes pero más significativos.

15. No caigas en la trampa del género
Las mujeres no hablan de manera diferente a los hombres en la vida real, así que tampoco deberían hacerlo en tu guión. Por supuesto que los personajes, tanto si son hombres como mujeres, hablan diferente. Pero no pongas a tus personajes a hablar de forma diferente sólo porque sean mujeres.

16. No caigas en la trampa de la edad.
Gracias a la era de internet en la que vivimos, los niños ya no hablan como niños (A no ser que sean realmente pequeños).

17. No caigas en la trampa del director independiente.
Este es un elemento crucial en el proceso de desarrollo. Aquí está lo que tienes que evitar:

  1. Escribes un guión que te encanta, y lo mandas a unos pocos sitios.
  2. Esos sitios te responden “no”, así que lo mandas a otros pocos sitios.
  3. Los nuevos sitios te dicen “no”, dejándote frustrado.
  4. En vez de reescribir, decides hacer tu película por ti mismo.
  5. Arriesgas tus tarjetas de crédito, tu coche y otros asuntos para conseguirlo.
  6. Dos años después tienes una película terminada, pero probablemente tienes un elenco desconocido y un valor de producción bajo.
  7. Mandas tu película a los mismos sitios que rechazaron tu guión dos años antes.
  8. Es mas frecuente de lo que piensas. Rechazarán tu película, porque nunca te molestaste en cambiar tu guión.

La secuencia anterior pasa más de lo que debería. Sólo en mi oficina, solemos escuchar un sinnúmero de proyectos independientes que probablemente nunca encontrarán a un distribuidor. Con frecuencia me pregunto si nadie les cuenta lo limitadas que serán sus opciones cuando hayan terminado su película, o si esos directores conocen el destino de su película todo el tiempo y quieren hacer el film de todas formas.

2) ENVIANDO TU GUIÓN.

1) Nunca mandes material no solicitado.
Mandar tu guión a una persona o empresa que nunca pidió leerlo, hará dos cosas: a) quemar tu puente con ellos b) conseguir que te devuelvan el guión sin abrir. Siempre contacta a la persona o al sitio al que quieres mandar el guión. Probablemente te pedirán que tu representante o tu abogado mande el guión. Debido a las legalidades, los escritores normalmente no pueden enviar su propio trabajo. * (N del T: Esto pasa en los USA, pero no en España, aunque el consejo de contactar previamente es válido en todo caso).

2) Un “Acuerdo de exención de responsabilidad” * es una gran herramienta para conseguir que te lean.

(* “Submission Release” es una práctica poco habitual en España y no conozco una traducción literal unánime. Puedes encontrarlo como “Carta de sometimiento de guión (o de proyecto)”, “Exención de responsabilidad”, “Acuerdo de renuncia”) .

En el caso de que no puedas conseguir que un representante o un abogado de la industria del entretenimiento mande tu guión, puedes contactar a la empresa a la que se lo quieres mandar y preguntarles si aceptarían una inscripción con exención de responsabilidad ( “submission release” ) firmada. Con una “Exención de Responsabilidad” básicamente renuncias a tu derecho a demandar a la entidad que lee tu trabajo en el caso de que en el futuro desarrollen algo con elementos similares a los de tu guión. No te preocupes, si verdaderamente te plagian, que hayas firmado una “Exención de Responsabilidad” no les librará de acciones legales.

3) Mantén una mente abierta durante las reuniones de desarrollo.
Así que tu guión va de un joven de 22 años pero un ejecutivo de desarrollo te propone cambiarlo a una mujer de 3$. Escucha lo que tienen que decir antes de rechazar su idea. Quien sabe, a lo mejor tienen a un actor en mente al cual le encantaría tu guión. Otra de las razones por las que un ejecutivo de desarrollo podría sugerirte cambios radicales es, porque está intentando sopesar cómo de fácil es trabajar contigo. Brevemente: cuanto más digas “nunca” a sus sugerencias, más vas a oír “nunca” sobre comprar tu guión.

4) Manda tu guión a los concursos de guión.
Hay varios concursos de guión por ahí, pero son muchos menos los que tienen el prestigio de haber superado el paso del tiempo y gozan del respecto de los profesionales de la industria del cine. Los concursos que te darán prestigio si los ganas son: The Nicholl Fellowship, Chesterfield, Sundance, Slamdance, Zoetrope, Bluecat (muy guay porque cada guión enviado recibe notas de vuelta para el escritor), Scriptapalooza, Script Pimp y The Austin Heart of Film. *(En España quedan pocos premios de guión, podemos mencionar el Premio “Julio Alejandro” de SGAE y recientemente el nuevo Premio Telefónica Studios para guionistas noveles).

5) Mirar con detenimiento cada concurso y mándalo sólo a los que te suman puntos.

(En nota aparte, personalmente he creado un concurso de guión llamado “Script Accessible”, el cual hospedo actualmente en el Slamdance Screenwriting Competition. “Script Accessible” es para escritores con discapacidades, son libres de escribir sobre o que quieran, también es para escritores sin discapacidad pero que tienen un protagonista discapacitado. Si estás dentro de estas líneas, y estás interesado en mandar tu guión, contacta con Slamdance directamente).

6) Se paciente con el “feedback”.
Es altamente improbable que la persona que lea tu guión lo haga en un corto periodo de tiempo. Se va a llevar, como poco, varias semanas o unos cuantos meses que te de algún tipo de respuesta. Contactarles semanalmente, (o Dios no lo quiera) diariamente no hará que se lo lean más rápido. Y los va a molestar. Podrías contactarlos, mas o menos, cada tres semanas para chequear el estado de tu guión. Pero recuerda que el trabajo de programar una hora y media o dos horas para leer a un nuevo guionista puede llevarse su tiempo.

7) Ten siempre listos, por lo menos, varios guiones diferentes.
¿Qué pasa si al profesional con el que te estás encontrando le gustas, pero piensa que tu guión no es lo que está buscando? Si tienes unas pocas ideas de guión listas, puedes mandárselas. Pero, si sólo tienes una idea, vas a ser visto como “un caballito de un solo truquito” y perderás el contacto con el profesional.

Desarrollar en el infierno es un mal necesario que tienes que soportar para que tu guión alcance el nivel que necesita. El viaje es traicionero y con frecuencia doloroso, pero el resultado de un guión bien elaborado puede ser altamente gratificante. Crear un gran guión te permitirá atraer a mejores talentos, conseguir mejores distribuidores (mucho más grandes que yo) y por último te permitirá ser biónico.

Dicen cosas buenas de los que esperan, pero recuerda, grandes cosas les pasan a los que reescriben.

Gracias por prestarme tus ojos, te veré la semana próxima.

Puedes seguirme en Twitter @Lonelyseal

Lee el artículo original en Going Bionic.

Puedes seguirnos en @Creandocine y en nuestro Facebook “Creando Cine.”

Consulta nuestro catálogo de cursos. Próxima convocatoria: “Autoproducción. Haz tu propia película” 19 y 20 sep – Barcelona y 3 y 4 oct – Madrid.

Leave a Comment