Entrevista a Rosa Fernández-Day. Una vestuarista en Londres

“Supercalifragilisticoespialidoso, aunque suene extravagante, raro y espantoso, si lo dices con soltura sonará armonioso”. ¿Cuánta razón tenía Mary Poppins? ¿La vida en Londres es supercalifragilistica?

Mary Poppins sabía lo que decía. Ella también venía de fuera con su bolso de tela, el equivalente a los 21 kg que te permiten los vuelos low cost hoy en día y con los que haces maravillas hasta que puedes traerte más cosas de casa. La extravagancia de Londres está sin duda latente en las calles y en sus gentes. La originalidad, el deseo de no parecerse a nadie sino de expresar la identidad e individualidad lo más posible a través de la imagen, es algo característico de esta ciudad. Cuando llegas te puede abrumar un poco la excesiva modernidad, el rollito vintage y el “hipsterismo”.

Yo vine con 33 años y no tenía edad de ponerme el pelo rosa ni dinero para comprarme ropa en Brick Lane, pero no voy a negar que al principio me sentía demasiado normal. La comida, los horarios, el sentido del humor e incluso el lenguaje corporal resultan raros a los españoles para los que un sándwich delante del ordenador a media mañana suena a broma. Y lo más espantoso sin duda: el impredecible clima del Reino Unido.

Sin embargo, como dice la canción, puedes encontrar la armonía si sabes combinar bien estos tres factores. Aquí puedes desarrollar más tu estilo personal o ser quien tú quieras. Ahora sinceramente me pongo lo que quiero, sin tirar cohetes, y me hace mucha gracia cuando voy a España y mis sobrinas se ríen de “mis modas” porque yo aquí me considero bastante comedida.

La riqueza que da vivir en otro país es indescriptible y en seguida entiendes que lo de no parar a comer permite salir del trabajo a las 5.30 y aprovechar así la enorme oferta cultural de la ciudad. La vida en Londres también puede ser súper estresante, súper rápida y súper cara, pero poco a poco aprendes a entender el modus operandi de los nativos que aprovechan como nadie los recursos gratuitos y el tiempo libre. El día que sale el sol no hay duda, plan barato en el parque con los amigos o barbacoa en algún jardín. Realmente la vida en Londres es súper especial, aunque en ocasiones también me encantaría ponerme el sombrero y salir volando….

Profesional del sector audiovisual en Madrid, ¿por qué decides ir a Londres?

Mi madre es inglesa y mi padre español y siempre había querido vivir en Inglaterra para desarrollar un poco más mi lado británico. Por circunstancias lo fui dejando, nunca llegaba el momento, siempre surgía otro proyecto o algún tema personal.

Yo trabajaba como Ayudante de Vestuario en Televisión y estaba contenta con lo que hacía y mi vida en Madrid. En diciembre de 2009, en un parón entre serie y serie, una amiga me propuso hacer un curso de Diseño de Vestuario Escénico en la escuela londinense Central Saint Martins, una de las más prestigiosas a nivel mundial para la formación en Arte y Diseño. Disfruté tanto de la ciudad, del curso, del intercambio cultural y de lo que pude ver sobre cómo se trabaja aquí que de pronto lo tuve clarísimo: algún día me mudaría a Londres.

Volví a Madrid para seguir trabajando y en verano de 2010 me apunté a otro curso en Saint Martins, esta vez sola. En algún momento de mi carrera como ayudante descubrí la ambientación, que consiste en avejentar ropa nueva para que parezca que está “vivida”, lijarla, tratarla y hacer manchas con ceras o pigmentos. Este segundo curso se llamaba algo así como Efectos Textiles y lo impartía una artista española afincada en Londres, Arantza Vilas.

En este país hay un puesto específico dentro del departamento de vestuario que se llama “costume breakdown artist”, algo que en España no existe- de momento! Yo había hecho mis pinitos en series como La Señora y Los Misterios de Laura, donde siempre había balazos, heridos y accidentes, pero aquí aprendí técnicas muy interesantes. Después de esta experiencia decidí que quería probar suerte en este mundillo de la ambientación y que me vendría a Londres definitivamente al año siguiente.

Di el salto en junio de 2011.

Cuesta darse cuenta de los logros propios, sobre todo cuando el proceso es lento, pero de vez en cuando está bien mirar atrás y ver cómo las cosas han ido encajando a tu favor.

¿Has encontrado lo que buscas?

Nunca conseguí trabajar en ambientación como era mi sueño, a pesar de echarle mucho morro y llamar por teléfono a Tim Shanahan, el especialista más importante del país que ha hecho películas como Salvar al Soldado Ryan, El Reino de los Cielos o la saga de Harry Potter. Simplemente no tenía que ser.

Sin embargo, casualidades de la vida, este año me rencontré con mi profesora Arantza y retomamos el contacto. Después de varios cafés para ponernos al día, Arantza me ofreció la oportunidad de trabajar con ella en su taller Pinaki Studios como asistente personal. Comienzo esta nueva etapa en este mes de octubre y todavía no me creo que vaya a estar trabajando junto con una de las personas que más me inspiró en los orígenes y que se mueve a un nivel muy alto en el mundo creativo y artístico internacional. Voy a combinar esta labor con el trabajo que llevo haciendo casi dos años como ayudante en el departamento de sombreros de la empresa de alquiler y confección de vestuario de época Cosprop, en el que me relaciono también con gente de perfil muy alto en el mundo del vestuario escénico.

John Bright, el dueño, es un figurinista incansable que tiene un Oscar por Una Habitación con Vistas (1985) y ha sido otra fuente de inspiración. Desde 2005 yo tenía una propuesta en mente para algún día hacer una tesis que se centrara en el proceso creativo y la realización de vestuario desde los primeros bocetos hasta que vemos al actor o actriz en el set. Al entrar a trabajar en Cosprop me di cuenta que tenía toda la información que quisiera al alcance de la mano. Hice un esquema de mis ideas, me reuní con John y me animó enormemente a presentar este proyecto. Así lo hice y ahora también soy estudiante de segundo año de doctorado en la Universidad de Kent en Canterbury.

Hace unos meses recibí una beca para cubrir la matrícula de la mano de la British-Spanish Society y Telefónica, en un evento en la embajada española al que me fui de tiros largos acompañada de dos de mis mejores amigos.

Cuesta darse cuenta de los logros propios, sobre todo cuando el proceso es lento, pero de vez en cuando está bien mirar atrás y ver cómo las cosas han ido encajando a tu favor. Venía buscando experiencias nuevas, metas diferentes, ampliar mi conocimiento y crecer en el plano laboral y en el personal. Sin duda he superado estos fines con creces. Justo antes de mudarme mi padre me dijo: “Siéntete orgullosa de ti misma cuando te mires al espejo”.

Tu agenda del día. Te levantas ¿y qué haces?

¡Mirar por la ventana para ver qué tiempo hace!

Normalmente me levanto a las 7 y hago lo que creo que hace casi todo el mundo, ducha, café, qué me pongo, bolso y a la calle. Comparto piso con un chico y normalmente hablamos en ese rato mientras uno se plancha la camisa, el otro pone a calentar el agua o recoge la cena de la noche anterior. En Londres lo habitual es compartir casa porque los alquileres están por las nubes y lo que pagas en Madrid por un apartamento de un dormitorio lo pagas aquí por una habitación.

Vivo en lo que se llama Zona 3, que es menos céntrico digamos, así que me he acostumbrado a ponerme zapatillas o calzado cómodo a diario porque tengo una caminata larga hasta el metro. Los lunes los dedico al estudio. Cuando no tengo que ir a Canterbury a reuniones con mi directora de tesis voy a la British Library o a la biblioteca del BFI (British Film Institute). Ambos espacios son perfectos para concentrarse y tienen todos los libros que necesito.

Los martes estaré con Arantza en su estudio que está al sur de Londres y de miércoles a viernes en Cosprop con los sombreros. Por las tardes voy al gimnasio, quedo a tomar algo, veo una película en casa o sigo estudiando si tengo una entrega cercana. También hago mucho Skype con mi familia y amigos españoles, eso es una parte muy importante de la vida del emigrante.

Hablanos de Cosprop…
Cosprop es una de las empresas de vestuario de época más importantes a nivel internacional. Diseñadores de todo el mundo vienen específicamente para que sus prendas sean confeccionadas aquí o para alquilar del stock. Desde marzo de 2012 hasta ahora trabajo como ayudante en el departamento de sombreros. Mi función es más creativa que técnica porque básicamente redecoro los sombreros para que vayan a juego con los trajes elegidos por los figurinistas. Cambio lazos, añado flores, pongo plumas y devuelvo a la vida sombreros que han pasado por muchísimas producciones. Algunas veces conozco a los actores porque me llaman para que vaya a las pruebas de vestuario y así entienda mejor cómo tiene que ser el sombrero. Me encargo de que todo esté a tiempo para la recogida en colaboración con los demás departamentos.

Algunos de los proyectos para los que he trabajado son Downton Abbey, Mr. Selfridge, Muerte en Venecia para la English National Opera o la última película de Woody Allen, con la figurinista española Sonia Grande.
Es un lujo ver desde dentro cómo trabajan figurinistas como Paco Delgado (Los Miserables), Michele Clapton (Juego de Tronos), Jacqueline Duran (Ana Karenina, Expiación) o Michael O’connor (Jane Eyre, La Duquesa). Pero al margen de estas figuras que ganan premios y cuyo nombre sale en mayúsculas en la gran pantalla, Cosprop es para mí un lugar casi mágico donde esas creaciones se hacen realidad gracias a un batallón invisible de trabajadores. Sastres, modistas, cortadoras, sombrereras, especialistas textiles, del cuero, historiadores…todos ellos participan en el proceso creativo y sin su colaboración el resultado final sería imposible.

¿Hay diferencias a la hora de trabajar entre el carácter británico y el español?

Es complicado generalizar, pero somos dos culturas diferentes e indiscutiblemente eso se nota en muchos aspectos. El inglés por lo general es más práctico, medita bien las decisiones, organizado y muy formal con los plazos de entrega.
Respetan mucho las jerarquías y entienden la responsabilidad de cada puesto cumpliendo sus funciones con bastante rigor. Son muy metódicos también con su vida personal y planifican las reuniones sociales o eventos con muchísima antelación. Nosotros somos más espontáneos, menos serios con las fechas y nos gusta mantener un tono más amistoso y relajado en el ambiente laboral.

Somos más dados a empezar la casa por el tejado y nos cuesta entender que si nuestra función es limpiar zapatos, esa parte es igual de importante que cualquier otra en el departamento, queriendo ascender normalmente demasiado rápido.

Para mí lo ideal es una combinación a partes iguales de las dos nacionalidades, pero me gusta mucho el hecho de que las cosas vayan más rodadas gracias a llevar todo preparado de antemano y evitar carreras de último momento. En ninguno de los rodajes en los que he trabajado he visto prisas, ni una voz más alta que otra ni gente a la que hubiera que decirle lo que tiene que hacer. Son menos comunicativos que nosotros porque dan por hecho que sabes lo que se espera de ti, aunque si preguntas tendrás una respuesta-que a veces cuesta descifrar eso sí. A pesar de la fama de reservados que tienen son gente muy cariñosa y muy agradecida. Al final de una función o de un proyecto siempre tendrás tarjetas, bombones o flores sobre tu mesa para darte las gracias por tu labor. Valoran el esfuerzo y la colaboración.

¿A quién estás agradecida?

Estoy muy agradecida en general, pero hay gente a la que tengo especial cariño. Una de esas personas es Alan Taylor, dueño de Dirty Down, empresa de sprays y ceras para ambientar vestuario y atrezo. Alan y yo entramos en contacto vía mail cuando yo aún vivía en Madrid y quise comprar unos sprays para La República (Tve1). Acabé haciendo de comercial para él, consiguiendo que estos productos se vendieran en España y cuando me mudé a Londres no dudó en ofrecerme trabajo.
Es un señor encantador que lleva todo el negocio prácticamente solo y yo le ayudé durante unos tres meses tanto en el aspecto administrativo como en la preparación de los sprays. No cobraba mucho y sabía que no era lo que había venido a hacer aquí, pero me daba un motivo por el que levantarme cada día y tanto él como su mujer pasaron a tratarme como un miembro más de la familia.

La otra persona o personas a las que les debo mucho son John Bright y todos mis compañeros de Cosprop. Igualmente sólo había tenido contacto telefónico o por email cuando alquilábamos vestuario para las series desde Madrid y ya soy parte de la plantilla y parece que llevo ahí toda la vida. Mi jefa en los sombreros me ha enseñado el oficio con mucho cariño y compartimos alegrías y penas a diario.

¿Si alguien quiere contactar contigo, puede hacerlo a través de nosotros?

Claro, pero recomiendo sobretodo vivir la experiencia sin condicionantes de lo que otros hemos hecho, porque cada uno es un mundo. No me gusta la palabra “reinventarse” porque cuando te vas fuera no te conviertes en otra persona, sino que vas atando cabos y evolucionando con lo que sabías y lo que aprendes aquí. Por eso es muy importante ser uno mismo e ir paso a paso, no montarse películas con lo que te cuentan y reconocer y utilizar los recursos que te hacen diferente.

Está bien que alguien te dé consejo sobre cómo empezar o por donde moverte para encontrar trabajo, pero nadie mejor que tú para saber lo que quieres, no intentes copiar a nadie. Los aspectos prácticos sobre cómo buscar casa, qué tipo de billete de metro comprar o dónde darte de alta para el número de la Seguridad Social lo vas descubriendo tú solo o gracias a la gente que vas conociendo aquí. También hay muchas webs para buscar trabajo en el sector, gratuitas y de pago, que se pueden ir mirando desde España como Mandy, Stagejobs o The Stage. Recomiendo usar Linkedin para contactar directamente con gente con la que te interese trabajar o unirse a grupos de Facebook con los que compartas intereses comunes.

Gracias por tu tiempo y por contarnos tus experiencias, Rosa, esperamos que te vaya muy bien.

Gracias a vosotros.

Showing 4 comments
  • Sonsoles Fernández Day

    Llegó a Londres con una maleta y un montón de sueños, y ahora le faltan días en la semana para hacer todas las cosas que quiere. Soy su hermana y estoy muy orgullosa!

  • Gloria Magro

    Enhorabuena, alcarreña!! Que trabajo más interesante el tuyo y que bien lo has explicado. No dudo de que algún día te veremos de figurinista recogiendo premios!

  • Tere

    Mi niña preciosa… Deseo que triunfes en esa vida que otros soñamos. Abrazo enorme.

  • Rosa

    Muchísimas gracias a las tres!por vuestras palabras y por el apoyo incondicional siempre de mi familia y amigos. Seguirán las aventuras, no hay duda!!

Leave a Comment