JULEN ROBLES – Ayudante de dirección

JULEN ROBLES - "Es imposible detener un rodaje cuando se empeña en suceder".

Julen Robles
Julen Robles fotografiado por José Luis Sánchez

Julen Robles es ayudante de dirección de cine y televisión. Impartirá el intensivo del próximo sábado 7 de febrero. Hemos hablado con él y la ponencia va a ser fantástica. Va a hablarnos desde la experiencia, con ejemplos reales, con método, y con visualizaciones de cómo quedan los rodajes después de haberlos planificado bien.

Pero mejor dejamos que sea Julen quién hable:

Recibiste el guión. Alrededor de cien paginas encuadernadas con anillas. Parecido a otros muchos que has tenido antes en tus manos. Al principio lo leíste tranquilo, sin prisas, disfrutando de la lectura. Conociste a los personajes y sus historias. También los lugares donde transcurre la trama.

Te llegaste a imaginar hasta cómo podría ser su vestuario. Pero eso no era suficiente y poco a poco comenzaste a estudiar. Lo leíste de nuevo, pero esta vez con un lápiz en la mano y en un cuaderno recién estrenado (no puede ser de otra manera) fuiste anotando preguntas que resonaban en tu mente pero aún no tenías las respuestas necesarias. Decidiste usar diferentes colores para subrayar los personajes, los elementos de atrezzo y tantas otras pistas que se escondían en sus páginas.

Lo volviste a leer pero esta vez tenías tu ordenador a mano y el Movie Magic abierto.

Empezaste a introducir los primeros datos, sólo los necesarios para poder crear unas primeras tiras e ir avanzando en una tentativa de plan, el primero de muchos. Lo chequeaste con producción y te tocó ajustarlo. Mientras tanto, no dejabas de introducir datos y cuando fuiste a localizar exteriores se resolvieron casi todas las preguntas que seguían activas en tu mente, postits a la basura. O mejor no, que nunca se sabe cuándo volverás a hacerte preguntas parecidas.

Llegó el casting y llegaron las tallas de los actores. Y sus fechas comprometidas. Se cerraron las localizaciones y llegaron los condicionantes, las pegas. Pero también llegaron tus compañeros de equipo, y de otros muchos. Y de pronto notaste que eras una parte importante de un proyecto y levantaste la vista del ordenador, una breve sonrisa iluminó tu rostro y seguiste estudiando.

Antes pensabas en semanas y ahora en días. Cuando alguien te preguntaba: “¿Cuándo entra el puto perro?” tu contestabas “ En la tercera semana”, pero ahora eras capaz de decir con precisión el día, la hora, el nombre del perro, y de la madre que parió al perro.

Y todo se iba haciendo más grande. Y cada vez más gente te preguntaba cosas más complicadas. Y en tu mente se iban acumulando postits de cosas importantes que no podías pasar por alto.

Y luego llegó la nefasta previsión metereológica o se retrasó todo una semana o el dire de foto se volvió loco y se piró, o a los actores les salieron bolos de teatro o el puto perro se puso malo pero ya ni te asustaste porque el rodaje era absolutamente inevitable y todo el mundo sabe que es imposible detener un rodaje cuando se empeña en suceder.

Y llegaste el primer día al primer set, y te reencontraste con viejos conocidos. Y a otros muchos saludaste por primera vez. Alguien de tu equipo puso un walkie recién cargado en tu mano.

Y pediste silencio. Y el equipo te respetó. Hiciste un primer ensayo y se hicieron diferentes retoques. Tú observabas todo atentamente, plantado junto a la cámara. Viendo cómo todo se ponía en su sitio. Y cuando todo estuvo listo, miraste al director y le dijiste “Cuando quieras”.

Y pediste motor.

CURSOS DE JULEN

Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment